miércoles, 4 de mayo de 2016

Técnicos analizan la derrota de Bethe y aseguran que la atleta continúa en la academia AKA

En agosto del 2015, Bethe Correia acumuló la primera derrota de su carrera. El retroceso se produjo en la forma más dolorosa posible: en Brasil, sin el apoyo de su público y contra la campeona invicta de peso gallo en ese entonces del UFC, Ronda Rousey.

La brasilera, sin embargo no se derrumbó. Junto sus ahorros, pidió ayuda de sus amigos y se fue a los EE.UU. en busca de nuevos retos. Allá encontró un equipo de campeones dispuestos a ayudarle a superar sus propios límites.
Fueron tres meses de entrenamiento duro en la AKA (American Kickboxing Academy) en San José, California, hogar de los atletas como Daniel Cormier, Luke Rockhold, Cain Velasquez y Khabib Nurmagomedov. En su primera lucha entrenando con el equipo, sin embargo, la brasilera no ha tenido el resultado esperado - perdió en una decisión dividida de los jueces ante Raquel Pennington el mes pasado. A pesar de que no salió con la victoria, Correia elogió una vez al equipo americano, y aseguró que continuará preparandose allá:

- Ella es una gran persona para trabajar. Sabe escuchar a los maestros, sigue todas las reglas, trabaja duro. Es probablemente una de las personas más guerreras con los que he trabajado. Bethe trata de hacer todo el tiempo exactamente lo que piden los entrenadores, siempre muy respetuosa. Me pareció que la lucha contra Raquel podría haber sido para cualquiera, pero le di la ventaja a ella. Independientemente del resultado, si nos fijamos en su última pelea y la comparamos con la lucha donde enfrentó a Ronda, Bethe demostró que se desenvolvió mucho, y ella continuará mejorando - dijo Javier Mendez, el entrenador principal y fundador del AKA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario