martes, 12 de julio de 2016

Sospecha de fractura en la nariz puede alejar a Miesha Tate del octagono por seis meses

La derrota ante Amanda Nunes en el UFC 200 el sábado en Las Vegas, ha dejado marcas profundas en Miesha Tate. La ex campeona de peso gallo de la organización abandonó la lucha con la sospecha de una fractura en la nariz, como dejó claro en la conferencia de prensa después del evento. De acuerdo con el informe de la Comisión Atlética de Nevada, publicada el martes, la luchadora tendrá que ser liberada por un médico para descartar la sospecha de una fractura, o será suspendida hasta enero del 2017. Un caso similar es la del brasilero Raphael Assunção, que también tuvo lastimada su nariz contra T. J. Dillashaw, y necesita una radiografía que muestre que no hubo fractura.


 Anderson Silva, que se enfrentó a Daniel Cormier en el card principal del evento, en sustitución de Jon Jones, no tuvo lesiones graves, y recibió una suspensión de serie, que consiste en una prohibición de entrenar hasta el 24 de agosto y de contacto físico hasta el 8 septiembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario